facebook

Museo de Roerich en Moscú

Last modified on 28 Dec 2016

Asombro... Es lo que vemos en la mirada de los visitantes del museo de Nikolái Roerich en Moscú. Al cruzar el umbral de las puertas del primero y más grande museo social de Rusia nosotros notamos que nos deja todo vano y efímero, las horas se disolven, nos sumergimos en la infinidad de realidades cósmicas.

¡Paleta de colores vívidos impresiona! Nos convertimos en testigos de percepciones creativas del pintor. El museo posee la colección más rica en el mundo de la obras de Nikolái Roerich y su hijo menor Svyatoslav Roerich, Vd. podrá disfrutar de estas verdaderas obras maestras durante nuestras excursiones en Moscu en español.

Al caminar de una sala a otra nosotros seguimos el corriente del tiempo. Pintura de civilizaciones desaparecidas se cambia por los imagenes de Rusia pagana, después de la pintura de India que depictan sus monasterios antiguos Vd. se mueve a Rusia crsitiana y tiene la sensación de oír las campanas de iglesias que cantan sobre la Tierra Eslava. Temas de batallas celestiales se cambian por las misteriosas escenas de vida subterránea. La serie de obras maestras “Himalayas” prueba el título de Nicolai Roerich como “El Maestro de Montañas” insuperable. Mano sabia del pintor actua así como da vuelta a las páginas del Libro de Vida.

El Estado de Roerich es un centro cultural y spiritual, que no tiene análogos en Rusia y colabora con la ONU y la UNESCO. En las salas del museo se organizan conferencias internacionales, dedicadas a temas importantes en esferas de historia, cultura y filosofía. Aquí suena música clásica, se organizan festivales y veladas poéticas, los pintores-cosmistas modernos exponen sus obras. El museo es un organismo vivo y vibrante, abierto a colaboración internacional extensa.

 

El patrimonio de la familia Roerich, que fue trasladado en 1990 a Moscú de India con un vuelo especial, es de tamaño enorme, multifacético y complejo. Entre los objetos de exposición hay imágenes budistas impresas sobre textiles, colecciones raras de objetos de bronce, ediciones preciosas excepcionales de los libros de biblioteca personal, documentos y fotografías de archivo familiar. Bajo el cristal se conservan los manuscritos inestimables de Elena Ivanovna Roerich, que formaban base para la creación de la Doctrina de Ética Viva (Agni Yoga), que es la filosofía de Realidad Cósmica, «depósito de energías enormes». Aquí hay muchas cosas extrañas. Así es el misterioso joyero que fue regalado a Elena Ivanovna por su Maestro. Es decorado con símbolos antiguos, inscripciones persas del siglo XVI, cristales de diamantes de imitación, inscripciones en sánscrito y el anillo de edad significativo de casi 3,5 mil años de la reina de Egipto Nefertiti, la Gran Esposa Real del famoso faraón Akenatón. Conozca el testimonio recibido por la familia Roerich – una parcela misteriosa con la Piedra – mensajero de otros mundos.

 

 

Nikolái Konstantínovich y su esposa Elena Ivanovna Roerich, sus hijos – el pintor Svyatoslav Nikoláevich y el científico-orientalista Yuriy Nikoláevich que podía hablar en más de treinta lenguas europeas y asiáticas, - son una famila destacable. Son pintores, viajeros, filósofos y figuras públicas. De su trabajo podemos recibir chispas de conocimiento del «País de Gran Antigüedad, de Gran Sabiduría»- se trata de India. Ellos revelan levemente el misterio de Shambhala – el país santo, protegido por la inexpugnable cordillera del Himalaya. Ellos indican los itinerarios antiguos de diferentes pueblos, que vinculaban Asia con Europa y América. Los pintores depictaron imágenes de los santos y ascéticos, Lamas y ermitaños, figuras póliticas eminentes e indios típicos. En una de las salas más hermosas del museo hay un tríptico de N.Roerich «Viva el Rey», aquí podemos ver los imágenes de los sabios de India – Gran Maestros de toda la humanidad.

En salas, dedicadas a expediciones, los visitantes observan con mucho interés los objetos que acompañaban a los viajeros durante sus caminatas difíciles en Asia Central y Manchuria. Aquí Vd. verá dispositivos médicos y ajedrez tibetano, chaleco antibalas y bolsas para transportar el agua. Junto con estos objetos se puede ver los regalos de Lamas, objetos de excavación arqueológica, pañuelos rituales, máscaras ceremoniales de personajes espirituales y legendarios... y muchas otras cosas muy interesantes se puede encontrar en los escaparates de cristal.

Será interesante conocer que el itinerario de la expedición centroasiática pasó por los territorios de India, China, Rusia, Mongolia y Tíbet. ¡Durante el período de cinco años la expedición cubró 25 mil kilómetros! En el camino de caravana se encontraban docenas de puertos de montaña difíciles para acceder, a veces en altura superaban 6 mil metros. No sólo aire enrarecido y ceguera causada por la nieve dificultaban la ruta de los viajeros, frecuentemente el camino se convertía en un sendero estrecho por encima del hoyo sin fondo, desiertos bochornosos amenazaban con arenas, y el corriente de río que hace poco era tranquilo de repente se convertía en un flujo de agua sin frenos, que trataba de tragar las tiendas de campaña de la expedición durante unos pocos minutos, y los grupos de bandidos armados que no permtían a la guardia de la caravana dormir ni de día, ni de noche.

Vd. se enterará de quien y por que trataba de poner barreras a la expedición al hacer a los viajeros pasar casi seis meses de invierno en las tiendas de campaña de verano en una meseta alta en las montañas, cuando la temperatura bajaba a menos 60 grados. Reservas de alimenticios terminaban, los animales padecían, también unos participantes de la expedición encontraban su muerte aquí. Tenemos la posibilidad de leer los diarios del médico de la expedición, él describe la situación grave y desesperada de la caravana. A pesar de todo ellos cumplieron la misión, acumularon materiales científicos de valor inestimable, crearon obras maestras de pintura. En la hermosísima valle de Kullu apareció el primer Instituto del Descubrimiento de Himalaya.

El destino no permitió a N. y E. Roerich a regresar a su Patria. Durante las preparaciones para el viaje de vuelta murió Nicolai Roerich, a su esposa Elena Roerich la Patria no la prestó el visado para volver al país. Pero los resultados de su trabajo conjunto legado a su Patria querida encontraron su camino a casa.

Una de las salas finales del museo le contará sobre el documento destacado, que pide a cada uno proteger los valores culturales, este documento se llama el Pacto Roerich. Es el primer tratado internacional jurídico que protege a los bienes culturales no sólo durante guerras pero también durante años tranquilos. Vd. se enterará del símbolo más antiguo de la trinidad de ideas – la Bandera de la Paz, que se agita delante del edificio de la ONU en Nueva York. Vd. verá la bandera que estaba en el Polo Norte y en el Polo Sur, en la estación espacial Mir y en la nave espacial norteamericana «Space Shuttle», y hasta en el espacio cósmico abierto donde realizaba docenas de gires alrededor de la Tierra. Bandera de la Paz se agita en muchas ciuades de planeta, en las altas montañas, rodeada por los vientos de Himalaya y Cáucaso, en Cordilleras y Andes, en Tian Shan, en Alpes y Altái. Hay montes nombrados en honor de esta familia maravillosa. Hasta en espacio cósmico hay el planeta Roerich.

En uno de los escaparates bajo la cúpula de cristal hay un pequeño viajero espacial – fragmento de un meteorito. Este mensajero nos vincula con los mundos lejanos. Idea corre, para idea no existen obstáculos.

Se queda contarle que este museo excepcional se ubica dentro de la mansión de Lopukhín en los tractos antiguos de la Ciudad Blanca, está fuera del bullicio urbano – de esta manera parece que protege algun secreto de los ojos de gente ocasional. Los 300 años de historia de esta mansión está vinculada con muchas personas famosas, entre ellas Catalina la Grande y Pedro el Grande.

En el patio junto al porche ruso de piedra blanca hay una construcción de culto – la estupa. Mire atentivamente a los símbolos antiguos inscritos en la estupa. El caballo de suerte lleva las noticias buenas sobre el inicio de la época de bienestar.

Después de visitar las salas del museo pasamos sin prisa al parque. Al sentarnos en un banco rodeado por rosas fragantes podemos imaginar la hermosura del país que no tiene fronteras – el Estado de Roerich.

Le invitamos visitar este lugar tan misterioso e interesante, Vd. puede hacerlo eligiendo una de nuestras excursiones en Moscu en español, que incluye la visita al Museo de Nicolás Roerich.

 

 

 

 

About the author

Diana Zalenskaya, a travel professional and destination expert for Moscow, Russia.